Con profundo respeto y afecto me dirijo a ustedes para comunicarles la conclusión de una etapa maravillosa de mi vida profesional. Después de 30 años de trabajo en FEDEAN solo me queda agradecerles a todos los asociados que confiaron siempre en mí.
En el transcurso de estos años me vi enriquecido con la compañía de familias, entidades y corporaciones que contribuyeron en mi desarrollo tanto personal como profesional y así construir una empresa de referencia como la que hoy es FEDEAN; las personas y valores con que cuenta son, sin duda, inmejorables.
Ahora sólo encuentro palabras de gratitud para toda la numerosa familia FEDEAN: compañeros, presidentes, miembros de órganos de administración y control, proveedores, vecinos, asociados y amigos con los cuales compartí gran parte de mi vida.
A todos un fuerte abrazo y mil gracias por haberme acompañado, estarán siempre en mi corazón.

-Nicolás Guillermo Urrego Urrego